Magisterio Books

No. 18. Mapas conceptuales Mapas mentales



En los últimos años, en América Latina, los educadores se han empezado a preocupar por el desarrollo de las estructuras cognitivas de los educandos, no sólo de aquellos que tienen problemas de rendimiento académico o que tienen desventajas socio - culturales sino, en general, de todos los educandos. Muchas estrategias, desde distintas perspectivas y modelos pedagógicos se han venido implementando y, sobre ellas, la Revista Internacional Magisterio ha profundizado: El desarrollo de competencias cognitivas básicas, Los proyectos como estrategias pedagógicas para facilitar el aprendizaje significativo, El constructivismo, La modificabilidad estructural cognitiva, La enseñanza para la comprensión y La educación experiencial, entre otras. Disponer la mente para aprender es un reto del educador de hoy, pero encontrar los procedimientos apropiados, estrategias, técnicas, procesos e instrumentos para que esa mente dispuesta a aprender se apropie de los saberes de forma más científica y menos cotidiana, es otro reto por asumir. Es diferente aprender a pensar que aprender a aprender, y es diferente organizar el mapa cognitivo de quien aprende que interpretar el acto mental, que organizar un mapa mental y estructurar un contenido de la enseñanza o un concepto desde un mapa conceptual. Son muchas las formas de representación del pensamiento, como también muchas las formas de organizar el conocimiento. Para R. Feuerestein el mapa cognitivo es un instrumento de análisis de la conducta cognitiva de los individuos y permite establecer de forma organizada y estructurada, la secuencia de los procesos incluidos en una meta cognitiva. Para Novak, el mapa cognitivo es una técnica mediante la cual podemos exteriorizar conceptos, ayudar a aprender con significado, explicitar y relacionar el aprendizaje adquirido recientemente con el que ya se poseía y permitir la comprensión de los conceptos y sus relaciones jerárquicas. Esto significa que el mapa cognitivo se puede convertir en una estrategia para facilitar el aprendizaje, pues permite estructurar de forma adecuada los contenidos por aprender. El mapa cognitivo ayuda a analizar, categorizar y ordenar el acto mental teniendo en cuenta el contenido que se aprende, la modalidad del lenguaje utilizado, las operaciones mentales implicadas, las funciones cognitivas involucradas, el nivel de complejidad, el nivel de abstracción y de eficacia. Si los educadores nos preocupáramos por comprender cómo piensa un educando, cómo organiza su mente para aprender, cómo aborda los contenidos del aprendizaje y cómo operan sus funciones cognitivas y sus operaciones intelectivas podríamos ayudar, en realidad, a que los educandos aprendan a pensar y aprendan a aprender significativamente. Sabemos que las personas que aprenden lo hacen porque construyen activamente significados. También sabemos que las personas cuando aprenden tienden a generar significados consistentes y consecuentes con sus propios aprendizajes anteriores y que estos aprendizajes implican procesos dinámicos y no estáticos, pues se producen cuando las estructuras de conocimiento ya existentes se pueden modificar y reorganizar en mayor o menor medida. Si los educadores ayudáramos a organizar y a estructurar las áreas de conocimiento, las asignaturas, los núcleos temáticos, las unidades didácticas y los conceptos de tal forma que los estudiantes pudieran aprenderlos significativamente, lograríamos que construyeran conocimiento y no que solamente mecanizaran los contenidos o los conceptos, como es lo tradicional. De manera que una cosa es organizar la mente para pensar y disponerse a aprender y otra, organizar el contenido por aprender teniendo en cuenta la forma como el educando aprende y la estructura del concepto a ser aprendido. Hoy las investigaciones se orientan en ambos campos del aprendizaje: “aprender a pensar” y “aprender a aprender”. Hay quienes pensando bien no aprenden. Hay quienes aprenden mecánicamente sin pensar. ¿Cómo resolver estos problemas?, ¿cómo enseñar a pensar?, ¿cómo enseñar a aprender?, ¿cómo desarrollar la capacidad intelectiva mientras se piensa?, ¿cómo desarrollar las habilidades mentales mientras se aprende?, ¿cómo estructurar mapas cognitivos para comprender los procesos mentales de quien está aprendiendo?, ¿cómo con estos mapas cognitivos comprendemos el acto mental de quien aprende?, ¿cómo utilizamos organizadores para representar lo que está en el pensamiento?, ¿cómo utilizamos mapas, redes, estructuras, diagramas conceptuales para favorecer procesos de pensamiento y construcción de conocimiento? Este número 18 de la Revista Internacional Magisterio “Mapas conceptuales - Mapas mentales y formas de representación del conocimiento”, tiene como propósito aportar elementos científicos, psicológicos, pedagógicos y epistemológicos para ampliar la reflexión que se viene dando y para buscar, de forma práctica, estrategias pedagógicas y didácticas que nos permitan a los educadores, en las aulas de clase y demás ambientes de aprendizaje, enseñar a pensar a los educandos y enseñar a aprender significativamente. La entrevista a Antonio Ontoria Peña (España) y los artículos de Agustín Campos (Perú), Jaime Darío Castañeda Alviar (Colombia), Alberto Cañas (USA), Kenneth Delgado Santa Gadea (Perú), Juan Calmaestra Villén y Juan Manuel Muñoz González (España), Ana Molina Rubio (España), Omaira Montoya Quintero (Colombia) son un excelente material para profundizar sobre los mapas mentales y los mapas conceptuales, como también para comprender diversas formas de representación del pensamiento y aportar, desde ellos, al aprendizaje significativo y la construcción del conocimiento, tanto a educadores como a educandos.