Magisterio Books

No. 2. Los proyectos como estrategia pedagógica



  Avanzamos ahora, con esta segunda entrega de la revista Magisterio llenos de ilusiones hacia un futuro que queremos mejor para la escuela y toda la comunidad educativa. Queremos dejar constancia del compromiso con todos nuestros colegas a lo largo y ancho de la geografía nacional y, en aquellos lugares de América donde tengamos la fortuna de llegar. Será un largo viaje en el que procuraremos ir encontrando con ustedes nuevos interrogantes y certezas que nos ayuden a descifrar las claves para transformar positivamente la vida cotidiana de nuestras aulas. Tal propósito implicará conversar y trabar amistad con muchos colegas en los más insospechados lugares para tomar el pulso de sus preocupaciones cotidianas e ir encontrando el punto de caramelo de un pensamiento crítico y constructivo, apartado de anacrónicos fanatismos y falsas neutralidades. Por fortuna la internet minimiza las distancias y el tiempo, volviéndose cómplice de estas renovadas utopías. Ustedes y nosotros, queridos docentes seremos, no sólo testigos, sino además protagonistas de los leves o profundos cambios que experimentará la educación en el próximo y mediano futuro. Nos esforzaremos por no defraudarlos buscando un equilibrio entre la información objetiva y la opinión plural; así como entre la teoría y la práctica. En esta oportunidad hemos querido problematizar la temática referida a “los proyectos como estrategia pedagógica”, con el propósito de mostrar opciones diversas para el mejoramiento de la práctica educativa. Frente a la realización de un proyecto se evidencia la ruptura de la rutina escolar, la conciliación y negociación de conflictos, se ponen a prueba múltiples soluciones para asumir los problemas cotidianos pero sobretodo, se disfruta del goce de compartir, trabajando en equipo, se aprende aquello que da sentido a nuestras vidas, lo que permite mirar el mundo en que vivimos dentro de la dimensión del optimismo, la responsabilidad y el compromiso. Esta publicación pretende aportar a los docentes, elementos conceptuales y metodológicos que les permitan confrontar su práctica pedagógica, perder el miedo y echar a andar aquellas “ideas locas” que subvierten el orden curricular pero que fortalecen el espíritu, ennoblecen el corazón y entusiasman con amor el quehacer educativo.