Magisterio Books

No. 26: Investigación Acción Participativa



 

El paradigma analítico, con sus modelos experimentales, cerrando el siglo XX, ha ido dando paso al paradigma cualitativo interpretativo, que desde perspectivas etno-metodológicas, ha definido como objeto de estudio: “las prácticas y los métodos con que planteamos hoy la normalidad, la continuidad y la estabilidad de la realidad social de la vida cotidiana”. Descubrir las formas como se organiza el conocimiento que tienen los grupos sociales sobre sus acciones particulares cotidianas, indagar sobre sus costumbres y sobre sus escenarios tradicionales, permite transformar las realidades objetivas de los hechos sociales en objeto de estudio y análisis.
Estudiar hoy el sentido común de las colectividades para comprender como la gente ve, describe, analiza, estudia, explica, argumenta y justifica el mundo en el cual vive, su entorno, sus condiciones personales y de la comunidad en la cual se desarrolla y con la cual interactúa, es una de las tareas de este paradigma cualitativo interpretativo y, cada vez más, tipológico comprensivo.



Los modos en que se organiza el conocimiento que los individuos tienen de los cursos de acción normales, de sus asuntos habituales, de los escenarios acostumbrados, son un reto para la nueva sociología de la vida cotidiana: la etnometodología.

 

Los nuevos estudios en esta línea social se han convertido en una alternativa importante para: a) analizar las coyunturas sociales; b) evidenciar el carácter racional de la forma de sentir, pensar, decidir y actuar de los grupos sociales; c) definir las prácticas comunes en las organizaciones sociales; d) plantear hipótesis relacionadas con los sistemas de organización social, producto de la situación social; e) explicar las expresiones sociales de la vida cotidiana organizada en actividades. 
Estamos entonces en la construcción de una sociología de la vida cotidiana que permite el análisis de las formas corrientes en que las personas hacen racionales y explicables sus vivencias mientras indagan los procesos con los que los miembros de la comunidad producen y sostienen la estructura social en la cual viven e interactúan.

 

Dentro del paradigma cualitativo interpretativo, la investigación social genera nuevos diseños metodológicos que se apartan de las formas tradicionales de investigación en cuanto se refieren al uso preferente o predominante de información cualitativa, al objetivo general de conocimiento que buscan algunas de ellas, a la estrategia general para llevar a cabo objetivos de investigación, a la utilización y destinatario de los resultados obtenidos y a otros aspectos propios de cada tipo de investigación.

 

Estos diseños metodológicos también tienen validez y confiabilidad, pues en correspondencia con los criterios de validez interna y externa de la investigación cuantitativa, la investigación cualitativa trata de cumplir, mediante diversos procedimientos, con los criterios de credibilidad (observación persistente, análisis de los datos negativos, en chequeo con los informantes y el uso de múltiples fuentes, diferentes métodos y varios investigadores), transferibilidad (generaliza los resultados del estudio de modo que sea aplicable a la población de la cual se sacó la muestra estudiada) y confirmabilidad (revisión teórica y metodológica en profundidad) con exigencias similares.

 

Entre las investigaciones y diseños metodológicos cualitativos están: la Investigación Participativa, la Investigación Acción, la Investigación Acción Participativa –IAP– (motivo de este número de la Revista Internacional Magisterio), la Investigación Acción Reflexión, la Investigación Etnográfica, la Investigación Naturalística, el Estudio Interpretativo de Casos, la Investigación Experiencial, la Investigación Dialógica, la Investigación Endógena, la Investigación Interpretativa, la Investigación Evaluativa, la Investigación Histórica, entre otras; sin embargo, de todas ellas, es la Investigación Acción Participativa –IAP– la que ha influido más en los procesos de investigación social aplicados a la educación y la que ha permitido abordar problemáticas serias que le han permitido a la educación contextualizarse histórica, social, económica, política y culturalmente.

 

En el diseño metodológico IAP: a) se busca la participación de la comunidad investigada y que tiene problemas por solucionar, a lo largo de todo el proceso de investigación; b) se investiga sobre su propia realidad siendo los sujetos de la investigación los protagonistas de su propio proceso investigativo; c)se establece una nueva relación teoría-praxis, entendida ésta como la acción hacia la transformación; d) se determinan las necesidades de los sectores populares y se crea una mayor conciencia de los propios recursos y posibilidades de los grupos y, e) se organizan las acciones de forma participativa.

 

Profundizar en este diseño metodológico es de vital importancia, pues permite comprender la estructura invisible de las comunidades y explicar la forma de sentir, pensar, decidir y actuar de los miembros de una comunidad y el grupo social al cual estos pertenecen; lo que permite resolver problemas que por herencia cultural no se han resuelto. Nuestra invitación a profundizar sobre el tema central de esta revista y a descubrir en IAP, una estrategia metodológica para la resolución de problemas de la vida cotidiana.