Magisterio Books

No. 40. La mediación en los procesos de formación



Después de que las mareas han bajado y el reposo de la reflexión llega a la vida de quienes han recorrido muchos laberintos, difíciles caminos y búsquedas afanosas,algunas cosas y grandes experiencias son, no solo reconocidas como importantes, sino que han adquirido gran relevancia y significación. Es el caso de las clases de interacción entre los diferentes tipos de personas que están involucradas en el acto educativo. Y decimos diferentes tipos de personas por que son varias las que a menudo intervienen ante niños, jóvenes y adultos que pretenden educarse. Los estudios realizados sobre el particular y que ya se encuentran consignados en varias enciclopedias especializadas como el Second Handbook of Research on Teaching de Peck y Tucker y de otros, nos hablan de las muchas formas en que instructores, profesores, maestros, docentes, educadores y demás denominaciones interactúan con sus discípulos, alumnos, estudiantes, discentes o educandos. Pues bien, en ese ancho panorama de posibilidades surge un acto que, sin duda, es una de las formas más poderosas de interacción entre quien quiere y debe formarse, con quien pretende brindar la oportunidad para que eso ocurra. Se trata de la mediación, en nuestro caso, contextualizada desde la teoría de la Modifi cabilidad Estructural Cognitiva. Mediar desde Feuerstein signifi ca, entre otras cosas, diseñar y exponer al educando a situaciones de aprendizaje, seducir para aprender y relacionarse, acudir a la palabra inteligente para hacer que las mentes empiecen a movilizarse y abrir caminos neuronales, precisar lenguaje, trazar estrategias, elaborar síntesis y principios y llevar a la vida las vivencias que, convertidas en experiencias, mediante el proceso sistemático de refl exión o aplicación de un protocolo cognitivo, servirán para abordar otras situaciones en espacios diferentes. Sean bienvenidos a este nuevo paradigma de interacción denominado mediación, fundamentada en la Teoría de la Modifi cabilidad estructural cognitiva, que es desde donde se la puede comprender en toda la dimensión de sus 12 criterios. En este número, dedicado precisamente a este acto humano, se ha invitado a algunos autores de varios países para que, desde sus experiencias de muchos años de práctica real, de profunda reflexión y de sistematización de sus experiencias exitosas, nos participen de sus síntesis y avances. Esperamos que la lectura de esta edición se convierta en un encuentro con nuevas posibilidades para aprender y para realizar otro tipo de interacciones, un poco más cercanas a la estructura mental y a su desarrollo, para efectos del logro de mejores formas de pensar y ser inteligentes, de aprender y transformar, necesidad urgente de nuestras instituciones educativas.

Tabla de Contenidos