Magisterio Books

No. 69. Proyectos y experiencias: Interrogando el aula



Pensar en la escuela luego de veinte años de la promulgación de la Ley General de Educación, nos remite a reflexionar, entre otras cosas, sobre: - Cómo los objetivos de la educación cobran vida en la formación humana. - A través de qué estrategias se conectan los saberes que circulan en la escuela con los intereses de conocimientos de los sujetos. - Los procesos constantes de actualización y formación docente. - De qué manera la práctica pedagógica rompe el esquema de las 4 paredes del aula, para crear procesos de investigación e innovación educativa interculturales. - Qué lleva a que los procesos educativos sean dinámicos y respondan a los retos de la sociedad de la información y la comunicación. - Los modos en que se expresa el currículo y la selección cultural de conocimientos, acumulados y repertorios sociales. - La forma en que las estrategias pedagógicas y didácticas se conectan con el entorno e implican mejores condiciones de calidad de vida escolar, familiar y comunitaria. Estos son tan sólo algunos de los temas a los que hoy por hoy nos invita la reflexión sobre la escuela. Por ello, la presente edición está dedicada a interrogar el aula a partir de los quehaceres de maestros y maestras que hallan, desde el desarrollo de experiencias y proyectos, la forma para hacer de la educación una aventura que se proyecta hacia el acceso y la transformación del conocimiento, la ciencia y la cultura, a través de las experiencias de la vida misma. Pero, ¿por qué avivar el sentido de la educación a partir de las experiencias de aula y los proyectos pedagógicos?, porque consideramos que estas dinámicas son las que promueven otros significados, lenguajes, interacciones, redes y vínculos entre estudiantes, maestros y comunidad en general, y hacen que la labor educativa se enriquezca al combinar los intereses de conocimiento con las vivencias cotidianas de los niños, niñas y jóvenes, trascendiendo el mero activismo que muchas veces impera en nuestra labor como docentes. En este sentido, se presentan artículos que revisan cómo se adelantan distintos procesos investigativos en la formación docente inicial en Argentina, en ellos, antes de preguntar por las habilidades del maestro, se nos revela que es la actitud y el deseo de innovar lo que constituye la materia prima para el desarrollo de un quehacer pedagógico capaz de estar en constante actualización. Este número también comparte una experiencia basada en el diálogo y la investigación-acción entre estudiantes y docentes de primero de primaria en una escuela de Bogotá, en ella se aborda la importancia de aprender a cuidar y ser cuidado como parte de los procesos de convivencia con los otros, teniendo en cuenta el sentido ético del acto educativo. Tres artículos hacen una lectura crítica del desarrollo de proyectos de aula como fuente de construcción de saber pedagógico, en la que se destaca la importancia de la planeación, el desarrollo y la socialización de propuestas que integran diversos actores, para problematizar el contexto y, con él, sus potencialidades y dificultades. De este modo, se reflexiona sobre la relación aprendizaje-enseñanza, para entender que es posible renovar integralmente las prácticas escolares, al realizar proyectos de aula basados, entre otros aspectos, en: el reconocimiento de las ideas y saberes previos de los educandos, la inter y transdisciplinariedad, el trabajo colaborativo, la negociación de intereses, la articulación de teoría y práctica, el uso de las TIC, y la sistematización y evaluación de los procesos. Estos elementos, descritos a nivel teórico y conceptual, se hacen evidentes en una experiencia de lectura de cuentos realizada en una escuela de Susques, Provincia de Jujuy, Argentina, cuyo eje central es el seguimiento personalizado y la atención de las necesidades propias de los estudiantes con mayores dificultades personales y sociales. Desde una perspectiva afín, esta vez desde un “Planetario Móvil” en una escuela básica de Brasil, también podremos comprender cómo se pueden potenciar las prácticas alfabetizadoras entre niños y adultos, y, desde la educación pública mexicana, nos acercamos a la importancia de generar espacios pedagógicos para la prevención del bullying en la edad preescolar, esto a partir del juego de roles, que logra potenciar lazos prosociales en niños y niñas. Estas experiencias y proyectos no sólo permiten interrogar las intenciones formativas de los procesos educativos, sino que nos muestran cómo hacerlo y también permiten ver que distintas dinámicas, como la investigación-acción, la etnografía, las narrativas, el juego, la lectura y la escritura o el diálogo intercultural, alientan metodológicamente y/o didácticamente estas propuestas en contextos educativos críticos, que se nutren, por ejemplo, de los planteamientos de autores como Freinet, Freire, Dewey, Piaget, Vygotsky, Litwin, Giroux, Jolibert, Solé, Bralavsky, Tadeu da Silva, etc, para actualizar la práctica pedagógica y el sentido mismo de la escuela. Por lo tanto, la invitación es a detenerse en la riqueza de cada uno de los artículos que se comparten en esta edición, pues en ellos encontramos una praxis educativa real, que se distancia de su acción para ser reflexionada, cuestionada y pensada. Con seguridad, este número ofrece valiosas pistas para emprender y continuar propuestas pedagógicas que renueven el sentido de la escuela e impriman la alegría en cada uno de los actores que la conforman y le dan su norte.

Tabla de Contenidos