Magisterio Books

No. 75. Educación y responsabilidad social



La responsabilidad social es un concepto que se viene posicionando cada vez en más espacios de los diversos tipos de organizaciones, su origen se relaciona directamente con políticas mundiales que, desde comienzos del siglo XXI, se preguntan, entre otras cosas: ¿Cómo aportar desde la gestión de las empresas y las organizaciones, al desarrollo y la competitividad de las regiones?; ¿cómo minimizar el impacto ambiental de los procesos productivos, de tal manera que la vida en el planeta no se vea amenazada?; estas y otras cuestiones están inmersas en acuerdos y pactos mundiales que buscan enfrentar enfáticamente problemas relacionados con los Derechos Humanos, el cuidado y la preservación ambiental, la legalidad y las normas laborales, entre otros. Todos ellos son asuntos que aún presentan serias difi cultades; su situación puede hacerse cada vez peor, debido a que aunque son acuerdos voluntarios, contradictoriamente no cuentan con la participación de algunas de las principales potencias económicas. La educación es precisamente uno de esos Derechos Humanos que a nivel mundial, y especialmente en los países más pobres, sigue estando en desventaja. De acuerdo con los resultados de un estudio de la Unesco, socializado en Febrero de 2013, para el año 2015 se necesitarán aproximadamente 26 billones de dólares para cubrir las necesidades en temas de educación en países del mundo con ingresos bajos. Es claro que no se cuenta con este dinero y que, a pesar de que existan aportes de los países más ricos, y de las mismas empresas que en sus políticas de responsabilidad social empresarial destinan parte de sus excedentes en inversión social, sigue habiendo un défi cit que es profundamente preocupante. La responsabilidad social y la educación son dos temas que necesariamente deben llamar la atención de las personas, de los ciudadanos, pero especialmente de las empresas, las organizaciones y los gobiernos. No es posible que las políticas de responsabilidad social empresarial se conviertan en códigos de ética que no tengan perspectiva ni proyección de alto impacto social, no se pueden relacionar únicamente con acciones fi lantrópicas, aisladas y de corto plazo; la responsabilidad social en todas sus denominaciones: Responsabilidad Social Empresarial (RSE), Responsabilidad Social Universitaria (RSU), Responsabilidad Social Organizacional (RSO), Responsabilidad Social Individual (RSI), etc., debe tener necesariamente un compromiso con el desarrollo, la competitividad de las regiones y el fortalecimiento de capacidades, habilidades y competencias de las comunidades y las personas. Por este motivo, la presente edición de la revista presenta propuestas y disertaciones de alto valor, que, desde el contexto de lo que viven maestros y maestras en instituciones de educación básica y media, se preocupan por el desarrollo de propuestas educativas y modelos administrativos centrados en responder a las exigencias de los contextos; de igual manera, se ofrecen experiencias de instituciones de educación superior que han venido estructurando modelos de gestión con alto impacto, buscando que los futuros técnicos, tecnólogos o profesionales, tengan interiorizados unos principios y valores que proyecten una mejor sociedad, más equitativa y con oportunidades. Al mismo tiempo, se ofrece un análisis de la perspectiva de un turismo socialmente responsable, desde la formación en la educación media y superior. Por otra parte, se expone la situación de la misión y la oferta de servicios educativos de las cajas de compensación familiar, y su relación directa con los principios de la responsabilidad social y la política del subsidio familiar. Mientras que en otro apartado se presenta la experiencia y la perspectiva de grandes e infl uyentes empresas que centran su política de responsabilidad social empresarial en el mejoramiento y fortalecimiento de la educación de sus regiones, pensando en que sea un hecho sostenible y de alto impacto. Tales ejemplos resultan capitales en estos tiempos, pues se convierten en una inversión que se suma al gran défi cit señalado al comienzo de esta editorial; ellos deberían ser un ejemplo para que otras empresas, pequeñas, medianas o grandes, se unan y aporten al desarrollo y la competitividad de los grupos humanos, las comunidades y las regiones. Por último, se presentan los enfoques y experiencias de algunas organizaciones sin ánimo de lucro que buscan desarrollar procesos de convocatoria y de gestión de recursos en benefi cio de la educación de sus regiones; entre ellas se cuentan los casos de la Fundación Jorge Otero y María Liévano, que gracias a una donación fi lantrópica benefi cia desde 1954 a niñas de diversas regiones del país que no cuentan con la posibilidad de acceder a procesos educativos; la Fundación Mamonal, que gestiona procesos de responsabilidad social empresarial en benefi cio de la educación de niños, niñas y jóvenes de Cartagena; la Cooperativa Confi ar, que con una alianza interinstitucional lidera procesos en Medellín y su área metropolitana; la Cooperativa Multiactiva, de San Antonio de Prado (Coomulsap), que desarrolla un proceso de formación basado en el Cooperativismo y ha gozado de importantes reconocimientos; y la Fundación Empresarios por la Educación, que presenta una gran refl exión sobre la importancia de las acciones de responsabilidad social empresarial en el sector. Así, como se ha podido ver, el contenido de esta edición de la Revista Internacional Magisterio, puede ser un punto de partida para pensar, individual y colectivamente, en qué tan socialmente responsables somos y de qué manera, con lo que hago o dejo de hacer, realizo un aporte, o no, a una educación que proyecte al ser humano y a las comunidades hacia una mejor calidad de vida. Jairo Rodrigo Velásquez Moreno; Claudia Marcela G Editores invitados

Tabla de Contenidos